Significado Primera Comunión y reglas para hacerla: Qué es la Primera Comunión, su origen y requisitos

Para el catolicismo, la Primera Comunión es una ceremonia significativa en la vida de aquel niño que se inicie en este rito. Es el ingreso formal en la religión católica cristiana apostólica y romana. En ella, el Sacramento de la Eucaristía se recibe transformado en pan (hostia) y en vino; Ambas son figuras que simbolizan al cuerpo y la sangre de Cristo.

La comunión o eucaristía significa para la religión católica, que el niño o en este caso el creyente, toma por primera vez en su vida espiritual, el cuerpo y la sangre de Cristo. El pan es el cuerpo de Cristo (hostia) y el vino es la sangre de Cristo.

TABLA DE CONTENIDO

Qué es la Primera Comunión

En la religión católica, los niños y niñas cristianos al cumplir los nueve años de edad, suelen tomar el sacramento de la primera comunión. Este consiste en un juramento para recibir el cuerpo y la sangre de Jesucristo. Para ello, previa y obligatoriamente se debe haber administrado antes el sacramento del bautismo y el de la penitencia.

A la primera comunión se le considera el primer acto de contacto entre Dios y la persona católica y, que a partir de ese momento, seguirá acercándose cada vez que la persona comulgue ante Dios. Por lo tanto, el significado espiritual de esta ceremonia radica en que  es la primera práctica espiritual que tiene una persona católica, siendo consciente de ello.

La niña o niño intervienen por primera vez del sacramento de la Eucaristía. Los familiares, amigos y personas se reúnen en ese momento hacia consagrar esta unión entre el hombre y Dios. La religión católica también acepta que una persona  celebre este sacramento a cualquier edad, siempre y cuando reciba previa preparación para el mismo y cumpla con los requisitos. ​

Orígenes de la Primera Comunión

La Primera Comunión tiene sus orígenes  en la eucaristía de la Última Cena que Jesús celebró con sus discípulos. Jesús en la Santa Cena, pronunció una oración de acción de gracias, donde partió el pan, lo dio a sus discípulos, diciendo que lo comieran, porque era su cuerpo. Luego, repartió el vino entre sus discípulos para que lo bebieran, diciendo que era su propia sangre.

En el concilio de Letrán, se describe la primera comunión realizada que data del año 1215. En este conclave es donde se establece que los niños entre 12 y 14 años podrán recibir el sacramento de la comunión.

Que se requiere para hacer la Primera Comunión

Aun hoy en día, persisten como requisitos imprescindibles, el bautismo y la penitencia de confesión. En cuanto a las edades, estas ahora oscilan entre los 8 años y los 14 años de edad. Los niños vestían muy elegantemente de color blanco ya que este significa pureza e inocencia.

Además del bautismo y la penitencia de confesión el niño debe realizar un pequeño curso llamado catequesis, donde aprenderá y comprenderá los sacramentos y la de su existencia, así como los mandamientos y leyes por las cuales deberán regirse desde el momento que reciben la eucaristía.

Peticiones para la Primera Comunión

  1. Por el Papa, los obispos y nuestro Párroco,  para que Dios continúe dándoles la fuerza que necesiten para anunciar el Evangelio de Jesucristo. Oremos al Señor.
  2. Por todos los que reciben hoy el cuerpo de Jesucristo, para que recibamos a Jesús con nosotros todos los días y a todo lugar. Oremos al Señor.
  3. Por nuestros padres, amigos y familiares, para que Dios vierta su bendición también sobre cada uno de ellos. Oremos al Señor.
  4. Por nuestros catequizadores, auxiliares, y coordinadores, para que Dios les incremente todo el esfuerzo que han hecho en este año en nuestra educación cristiana. Oremos al Señor.
  5. Por nuestra nación, para que nunca en las mesas de nuestros hogares falte el Pan de cada día. Oremos al Señor.
  6. Por la paz de la tierra y de nuestra nación, que no asesinen personas injustamente, y que se acaben las guerras a nivel mundial. Oremos al Señor.

Resultados de la Primera Comunión

El acto de fe en la vida del creyente en Jesucristo que establece una serie de responsabilidades futuras para el comulgante es la Primera Comunión. Siendo el principal, continuar en adelante participando con cierta formalidad del sacramento de la Comunión y por consiguiente de la Penitencia (Confesión).

De la misma manera, del creyente se espera que todo sus actos estén en correspondencia con la fe católica y que los eventos que ocurran en su vida alaben la comunión obtenida con Jesucristo. Deberá comprometerse a cumplir con los Mandamientos de Dios y dar su consentimiento a las creencias de la fe cristiana y en particular de la Iglesia católica.

Posteriormente, cuando el católico alcance su madurez física y espiritual, deberá ser partícipe del sacramento de la Confirmación para cuando decida casarse, deberá hacerlo mediante el sacramento del Matrimonio, entregando la unión conyugal a Dios.

Qué representan la Biblia y las Velas en la Primera Comunión

En la Biblia se simboliza la vida del pequeño que comienza a ser guiada por la palabra de Dios a través de este libro sagrado. Por lo que, el iniciado deberá comprometerse a leerla con frecuencia para entender mejor a Jesús y así, tomarlo como modelo para su vida.

Al inicio de la Liturgia se utilizan velas. Los niños y las niñas llevan en su mano una vela blanca para ser encendida con un Cirio Pascual. Por lo que estarán recibiendo la luz de Cristo que encarna la guía que les alumbrará el camino hacia la vida eterna. Obteniendo el compromiso de ser ellos también, una luz en el mundo.

Oraciones del Catecismo

Las oraciones fundamentales que todo Cristiano Católico debe cumplir ya sea durante misa o en sus oraciones personales son, la señal de la Cruz,  el Padre nuestro, el Ave María , la Gloria, el Credo, Salve, Yo Confieso, Acto de Contrición y el Ángel de la Guarda.

Señal de la Cruz 

  1. Modo corto. A nombre de el Padre, de el Hijo y de el Espíritu Santo. Amén.
  2. Modo largo. En la señal de la santa cruz, de los enemigos nuestros, redímenos Señor Dios nuestro. A nombre de el Padre, de el Hijo y de el Espíritu Santo. Amén.

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase en el cielo tu voluntad como en la tierra.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como a los que nos ofenden nosotros también perdonamos;

no nos dejes caer en la tentación,

y líbranos del mal.

Amén.

Ave María

Llena eres de gracia María, Dios te salve

el Señor es contigo;

bendita tú eres entre todas las mujeres,

bendito Jesús, el fruto de tu vientre.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros, pecadores,

ahora y en la hora de tu muerte

Amén.

Gloria

Gloria al padre y al hijo y gloria al espíritu santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos.

Amén

Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,

Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo su único Hijo

Por obra y gracia del Espíritu Santo, fue concebido nuestro señor,.

Nació de Santa María Virgen,

padeció bajo el poder de Poncio Pilato,

fue crucificado, muerto y sepultado,

descendió a los infiernos,

al tercer día, resucitó entre los muertos,

y subió a los cielos.

De Dios Padre, todopoderoso, a la derecha está sentado.

Para juzgar a vivos y muertos, vendrá desde allí.

Creo en la Santa Iglesia católica y en el Espíritu Santo,

en el perdón para los pecados y la comunión a los santos,

y también en la vida eterna y la resurrección de la carne.

Amén

Salve

Madre de misericordia y Reina, Dios te salve,

vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve.

Clamamos por ti, los hijos desterrados de Eva,

en este valle de lágrimas, gimiendo y llorando, suspiramos a ti

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,

vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro, fruto bendito de tu vientre, muéstranos a Jesús.

Oh, clemente, oh dulce Virgen María, oh piadosa.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

para que las promesas de Nuestro Señor Jesucristo, seamos dignos de alcanzarlas.

Amén

Yo Confieso

Yo confieso, ante Dios Todopoderoso,

ante ustedes hermanos, que mucho he pecado en pensamiento, palabra, obra y omisión.

Por mi culpa, por mi grandísima culpa.

Ruego a Santa María, por siempre Virgen, a todos los ángeles, los santos y mis hermanos, que intermedien ante Dios Nuestro Señor por mí. 

Amén

Oración al Espíritu Santo

Espíritu Divino,  ven y manda tu luz desde el cielo.

Del pobre Padre amoroso; don, en tus dones espléndido;

luz que las almas penetra; fuente del mayor consuelo.

Ven, del alma dulce huésped, descanso de nuestro esfuerzo,

brisa en horas de fuego y tregua en el trabajo duro,

gozo que las lágrimas enjuga y en los duelos reconforta.

Entra, luz divina hasta el fondo del alma y enriquécenos.

el vacío del hombre mira y si por dentro le faltas;

del pecado mira el poder, cuando tu aliento no envías.

La tierra en sequía riega y al corazón enfermo sana,

lava las manchas, en el hielo infunde calor de vida,

doma el espíritu indómito, al que tuerce el sendero guíalo.

Según la fe de tus discípulos, reparte tus siete dones,;

por tu gracia y tu bondad, dale su mérito al esfuerzo;

salva a quien busca salvarse y danos tu eterno gozo.

Amén.

Petición de la gracia del arrepentimiento

Mírame, oh mi amado y buen Jesús!

en tu presencia me postro de rodillas,

te pido y suplico con la devoción enorme de mi alma,

que en mi Corazón imprimas vivos sentimientos de esperanza, caridad y fe,

de mis pecados el dolor verdadero, y el imperturbable propósito de enderezarme,

mientras tus cinco llagas contemplo, las considero con gran afecto y dolor en mi alma,

ante mis ojos tenia aquello que el Profeta David ya ponía en tus labios acerca de ti:

mis manos y mis pies han taladrado, y todos mis huesos han podido contar.

Amén

Acto de Contrición

Jesús, mi Señor y Redentor,

yo me arrepiento de todos los pecados

que he cometido hasta hoy,

y me pesa de todo corazón,

porque ofendí a un Dios tan bueno con ellos.

Propongo firmemente no volver a pecar

y confío que por tu infinita misericordia

has de concederme, de mis culpas el perdón

y a la vida eterna me has de llevar.

Amén

Antes de Dormir

Ángel de mi guarda

dulce compañía

 no me desampares

ni de noche ni de día.

No me dejes sólo

que sin ti me perdería.

Amén

Con Dios me acuesto,

con Dios me levanto,

con la Virgen María,

y el Espíritu Santo.

Amén

Bendición de la comida

Señor Bendícenos,

y éstos alimentos que nos vamos a servir bendícelos,

y que en tú infinita bondad nos das.

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Danos hambre y sed de Ti.
Amén.

Señor, te damos gracias,

después de comer y por todos tus beneficios .

Tú que por los siglos de los siglos vivirás y reinaras.

Amén.

¡QUE LA PAZ DEL SEÑOR LES ACOMPAÑE!


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

Las Vocaciones Sacerdotales

Las Vocaciones Sacerdotales

Sabemos que te interesa el mundo espiritual y que si te interesan las vocaciones sacerdotales querrás conocer las oraciones protectoras…