Oración de San Francisco de Asís por los perritos: Quién fue San Francisco de Asís, su historia y oraciones

Muchas personas tienen devoción hacia San Francisco de Asís, este santo es conocido por dejar atrás toda riqueza material y destinar su vida para acompañar, ayudar y guiar a cada “Toda Criatura” en ellos por supuestos, se incluyen sus seres amados y queridos aquellos animales que consideraba hermanos.

Para conocer más acerca de San Francisco de Asís y de sus oraciones ¡Siga con nosotros!

TABLA DE CONTENIDO

Quién fue San Francisco de Asís

Nacido en el año 1182 en Umbría, en Italia central, San Francisco de Asís fue el Fundador de la Orden Franciscana y diácono, por tener como padre a un hombre de negocios su infancia fue bastante adinerada, tuvo un salto bastante drástico ya que paso a tener una vida muy acaudalada a la más estricta obediencia y pobreza de los evangelios. Tuvo una vida religiosa sencilla y sobria, su forma de vivir no fue muy bien vista por el público pero esto fue lo que generó su gran amor por los animales y de ahí vienen las Oraciones de este santo.

Historia de San Francisco de Asís

Francisco de Asís era hijo de un rico hombre de negocios llamado Pietro di Bernardone, un joven mundano con una gran reputación en su ciudad. Desde niño ayudo a su padre en el comercio de paños y ha demostró su gran talento y amor por la elegancia y la caballerosidad. En 1202, fue encarcelado por participar en una disputa entre las ciudades de Asís y Perugia. Después de eso, en la soledad de su encierro y durante la recuperación de la enfermedad después de regresar a su ciudad natal, estaba muy insatisfecho con su estilo de vida y comenzó con su  maduración espiritual.

Del lujo a la pobreza

En la primavera del año 1206, San Francisco percibió su primera visión, en un pequeño templo en ruinas y casi abandonado de San Damián, escuchó al frente de una imagen románica de Jesucristo una voz que le habló en su contemplación: “Ve, Francisco, arregla mi iglesia, como ves está en ruina” El joven Francisco no vacilo fue a casa de su padre, tomo unos rollos de tela y los vendió a Foligno. Y después no entrego el dinero que consiguió al padre San Damiano para la reparación del templo.

Por hacer esto, se encontró con la ira de su padre, antes había desaprobado a su hijo cierta tendencia al lujo y a la pompa, su padre se encontró que ahora ese donativo era un derroche que dañaba el patrimonio que tanto le costó. Por esta razón lo llevo ante al obispo de Asís para que renunciara de manera formal a su herencia. Y la respuesta de Francisco fue quitarse su ropa y entregarlas a su padre, y con eso renuncio a cualquier bien material por amor a Dios.

Con 25 años, dejo su ciudad natal para ir a Gubbio, donde trabajo en hospitales para los leprosos. Después retorno a Asís y se dedicó a rehabilitar por sus manos,  con la ayuda de las personas que pasaban por ahí y pidiendo materiales, las iglesias de San Pietro In Merullo, Santa María de los Ángeles en la Porciúncula y San Damián. Aun haciendo esto, ese tiempo de fue oración y soledad. Solo se dejaba ver para mendigar con los pobres y compartir su mesa.

La llamada a la predicación

El 24 de febrero de 1209, Francisco escuchaba el evangelio en la capilla de Porciúncula, mientras escuchaba una llamada que le decía que saliera al mundo a hacer el bien: el ermitaño se volvió en apóstol, descalzo y sin nada más que lo que vestía. Rápidamente atrajo a toda un grupo de personas devotas y activas. Entre ellas estaba Bernardo de Quintavalle y Pedro Cattani y se unió el sacerdote Silvestre y luego Egidio.

San Francisco de Asís promovió la falta de exceso de riqueza y plante una manera de vida simple que fundamentada en los ideales del evangelio.Hay que recordar que en ese momento, otros grupos que abogaban por la vuelta al cristianismo primitivo fueron declarados herejes, por lo que Francisco quería una autorización sectaria. Alrededor de 1210, después de recibir a Francisco y a un grupo de 11 compañeros, el Papa Inocencio III verbalmente aprobó su estilo de vida religioso, le permitió predicar y lo nombró diácono.

Con el paso del tiempo, el número de sus seguidores aumentó y Francisco comenzó a formar una orden religiosa, actualmente conocida como los franciscanos, a la que pronto se uniría San Antonio de Padua. También con la colaboración de Santa Clara, fundó la rama femenina de la orden “Las Damas Pobres«, también conocida como “Las Clarisas”. Unos años más tarde, en 1221, se creará una tercera orden para acoger a quienes no pueden renunciar a sus obligaciones familiares. En 1215, la congregación franciscana se había extendido por España, Italia y Francia. En el mismo año, el Concilio de Letrán aprobó formalmente la orden y luego se refirió a ella como los Hermanos Menores.

Últimos años

Luego de regresar de sus viajes a Siria, Marruecos y Egipto, a petición del papa Honorario III, redactó las reglas franciscanas en dos versiones una en 1221 y la otra en 1223, aprobada por el Papa. Cedió la dirección de la comunidad a Pedro Cattani, y luego de esto a los miembros más practicos, como lo fue el cardenal Ugolio, quien luego se convirtió en el Papa Gregorio IX y el hermano Ilias, y así San Francisco dedico el resto de su vida a la contemplación.

En este retiro, San Francisco de Asís sufrió las heridas de Cristo en su propio cuerpo según su propio testimonio, después de un largo período de ayuno y oración ocurrió este incidente en septiembre de 1224 en una colina cerca de los ríos Arno y Tíber. Padeciendo de fuertes dolores y ceguera, sus últimos años los paso en Asís, envuelto en del entusiasmo de sus seguidores.

Su sufrimiento no afectó su profundo amor por Dios y la creación: hacia 1225, escribió el maravilloso poema «Una Oda a las Criaturas» o «Una Oda a los Hermanos Sol«, que influyó en los ascetas y misterios españoles posteriores Poesía, Santa Teresa de Jesús, Fray Luis de León y San Juan de la Cruz. En el año 1226 el 3 de octubre murió San Francisco de Asís, dos años después fue canonizado como santo por el Papa Gregorio IX. La festividad de San Francisco de Asís es celebrada el 4 de Octubre.

Oraciones a San Francisco de Asís

San Francisco tiene diferentes oraciones para distintos motivos, a continuación le presentaremos algunas:

Para mascotas enfermas

Oh San Francisco de Asís, patrono de los ecologistas.

Y protector entusiasta de los animales

Tú que abandonaste la riqueza de tu familia

Para ayudar a los más necesitados

A vamos a entregar nuestro honra y honor

Bendito San Francisco de Asís

Quien se encuentra a la derecha de Dios

Que conquistaste sus favores por predicar su amor

Te suplico que intervengas ante el por mi mascota (nombre de mascota)

Para que lo sane de la enfermedad que sufre

Concede que el veterinario que lo opere

Encuentre la forma de calmar su mal

Ya que tú eres el protector de los animales

No permitas que le pase algo mala a (nombre de mascota)

Ya que él es mi amigo fiel, al que quiero mucho

Y no aguantaría que partiera de mi lado

Encomienda la vida de tu mascota para que lo cuide en su operación.

Por la Paz

«Señor, hazme un vaso de tu paz.

Donde haya odio, déjame sembrar amor.

Perdóname dónde ofender.

Donde haya discordia, pondré la alianza.

Donde haya un error, seré honesto.

Donde tengo dudas, creo en la fe.

Pongo la esperanza en ese lugar desesperado.

En un lugar oscuro, puedo traer luz.

No importa dónde haya dolor, traeré felicidad”.

”Oh Señor,
haz que no busque ser confortado, sino confortar

Ser comprendido, sino comprender

Ser amado, sino como amar.

Ya que

Entregando, se recibe

Perdonando que se es perdonado

Al fallecer se revive a la vida eterna

Amén

Alabanzas al Dios altísimo

«Tú eres el grande, el fuerte, el altísimo

Rey omnipotente, padre santo, rey de la tierra y del cielo

Eres la trinidad y uno solo, dios de los dioses

Tú eres el bien total

Señor dios verdadero

La claridad, la sabiduría, el amor,

La paciencia, la humildad

La mansedumbre, la belleza

El descanso, la seguridad

Eres nuestra alegría esperanza y el gozo

La templanza y la justicia

Eres toda nuestra satisfacción y riqueza

Eres la mansedumbre y la belleza

Eres nuestro custodio, defensor y protector

El refrigerio y la fortaleza

Nuestra fe y esperanza

Toda la dulzura y caridad

Nuestra vida eterna

Admirable y grande señor

Misericordioso Salvador, Dios omnipotente

Amén«

Mi Dios y mi todo

«Señor mi todo

¿Quién eres tú, dulce señor mío?

¿Y yo quien soy gusanillo tu servido?

Cuanto quiero amarte, santísimo señor mío

Cuanto quiero amarte

Dulce señor mío

Mi señor, mi dios

Te doy todo mi cuerpo y mi corazón.

Y apasionadamente quiero entregarte más

Si conociera que más darte

Amén”.

Esperamos que este contenido haya sido de tu agrado.
¡Gracias por visitarnos!


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

Oración al Arcángel Chamuel

Oración al Arcángel Chamuel

La Oración al Arcángel Chamuel es una oración muy hermosa, generalmente utilizada para atraer a sus seres queridos. También es…