Oración de protección para bebés que aún no llegan al mundo: Qué es una Oración, su propósito y cómo orar

El ingreso de un bebé al hogar es un evento que se caracteriza por generar mucha alegría en cada uno de los individuos de la familia. La vulnerabilidad con la que estos pequeños vienen al mundo, hace necesario alzar una Oración para la protección de aquellos bebés que aún no llegan al mundo o que están por nacer.

Un embarazo constituye una época diferente y decisiva de cambios en la madre y en la pareja. La evolución de este nuevo ser deberá ser rigurosamente monitoreado por médicos especialistas en el área, ya que los riesgos que se corren, puesto que la demanda de oxigeno por parte del organismo es mayor. Los sistemas tanto cardiovascular como respiratorio incrementan al doble su demanda de nutrientes y oxigeno.

Es importante por lo tanto, elevar una oración de protección para bebés que vienen a este mundo, debido a que la mortalidad en recién nacidos por causas diversas es mayor que en otras etapas infantiles. Además, se ha confirmado que un control prenatal cuidadoso no es garantía de un parto seguro. Solo puede certificarlo en un 60 %.

Ahora bien,  al orar hablamos con Dios y se obtienen fuerzas que. le dan paz y estabilidad a nuestro ser, creando así con facilidad una conexión con el Padre celestial. De allí, que la seguridad que empiezas a establecer en este período es impresionante de creer y te anima a luchar en cualquier circunstancia y te ayuda a incrementar la fe ante el Padre. En este Post conocerás más de este tema.

TABLA DE CONTENIDO

Qué es una Oración

La filología es la ciencia humanista que estudia y analiza la estructura y evolución de los textos escritos de una lengua. De allí que, la forma de expresión lingüística  que esta rama del humanismo ha estudiado más es la oración. Es la unidad gramatical más pequeña del discurso. En todos los idiomas, esta es una estructura común.

Desciende del latín oratio. Constituye una selección ordenada y metódica de palabras, que en su totalidad expresan, un  determinado mensaje identificable y muy completo.  Una oración es entonces, una serie de palabras con coherencia. La combinación o agrupación de  oraciones con significados análogos es lo que se conoce como un párrafo.

Gramaticalmente, la oración tiene usos diversos. Es una expresión que se refiere a la palabra o a la agrupación de palabras con autonomía sintáctica. Esto significa que consiste en una unidad introspectiva que revela una coherencia gramatical completa.

Por otro lado, está la perspectiva religiosa. Una oración es un ruego o súplica, una petición o pedido, una invocación o plegaria que se hace a Dios o los santos. La oración es parte de los cortejos o séquitos religiosos, como las misas cristianas.

Cuál es el propósito de la Oración

La plegaria u oración, es un sumario sucinto que busca arraigar en nuestras vidas, el conocimiento y comprensión de Dios a través de la comunión y conexión con él. Esto admite que acontezca una reveladora transformación en el corazón de cada individuo al entender lo que Jesús ha hecho por nosotros para que recibamos nuestra salvación.

El conocimiento de la Palabra de Dios es imprescindible y elemental. Sin él, no interpretamos ni desciframos lo que Dios demanda de parte nuestra. Cuando rezamos desde la entraña de  nuestro corazón, nos complacemos por establecer un verdadero diálogo con Dios.  Al hacer la oración, estaremos aceptando a Jesucristo como nuestro Redentor y Señor.

Dios es magnánimo y  bondadoso. Los seres humanos somos imperfectos y cometemos errores, por eso imploramos su perdón y le oramos. Para comprender su palabra clamamos por su sabiduría. Él siempre responderá con amor y justicia divina y es la razón, por la que los cristianos confían en su misericordia.

Cómo orar correctamente

Regularmente al levantarnos hacemos una plegaria con El Padre Nuestro siguiendo los pasos que a continuación se describen:

  1. Arrancamos haciendo un acto de alabanza, adoración y humildad, para rememorar la nobleza e integridad de Dios.
  2. Proclamemos nuestra confianza en Dios.
  3. Expongamos nuestras peticiones.
  4. Precisemos la importancia del perdón.
  5. Invoquemos por la victoria sobre la tentación y el mal.
  6. Enaltezcamos nuevamente a nuestro señor.

Oraciones para el resguardo de los bebés que aún no llegan al mundo

Mi Maestro, ¡gracias por este precioso regalo! Sin lugar a dudas, el mejor.

Por todas las cuentas, no hay ninguna bendición física más notable

que este grato paquete de regocijo, enviado directamente de usted.

Tus chiquillos y perfectos dedos, la forma en que emana el olor al paraíso,

la ternura que burbujea,

Sin equivalente en su profundidad.

Es una inmensa demostración de amor por la humanidad

Te ruego que Protejas el arribo de este niño, mi Señor.

Erige un escudo defensivo en torno a nosotros,

Acaricio su pequeño cuerpo, la forma como progresa y,

Solo te ruego que lo traigas con bien.

Salvaguárdalo libre de cualquier peligro, Señor.

Apoya a este pequeño a darse cuenta de que es amado intensamente.

Lo que es más, primero para ti, siempre,  y después para nosotros, sus padres.

Protege a este infante y su vida.

Apóyanos para adaptarnos a esta nueva rutina.

La cual a veces consideramos difícil.

Mientras a esta nueva parte en nuestras vidas le damos la bienvenida,

En nuestros espíritus y en el hogar.

Señor provéenos calidad

Es más, vitalidad cuando sean cortas las tardes.

Cuando nos abrace el sueño,

Cuando nos aborde la depresión

Confiérenos fuerzas, muchas fuerzas.

Señor reviste a nuestro hogar de armonía, coraje y amor.

Gracias a ti, Mi Señor, por esta nueva vida.

Te glorificamos y te damos las gracias por tu gigantesca y acabada creación.

Asístenos con sabiduría para tantos cambios,

Acompáñanos a concertarnos

¡ASPIRAMOS ALCANZARLO!

Compensa mi organismo al momento del parto,

Que todos mis sistemas estén en equilibrio.

Ampárame para luchar por mi bebe como una guerrera

En el nombre de Jesucristo, Nuestro Señor, te lo suplico,

En nombre del Espíritu Santo y el Padre del Reino celestial.

Oraciones para mujeres embarazadas

Dios mío, estoy feliz, ¡voy a ser mamá!

Tú que eres el Creador y la Vida;

Gracias por preferirme para acompañarte en tu obra creadora

y por dispensarme traer a un hijo tuyo a la vida.

Tú pretendiste que yo atendiera y alimentara a esta criatura delicada que llevo en mi seno.

Es un misterio, un gran enigma, una bellísima incógnita.

Es mi hijo, pero es tuyo mi Dios antes que mío, es Tu hijo.

Tú lo imaginaste desde toda la infinitud

y me idealizaste a mí como su progenitora.

Las gracias te doy.

Desde antes de nacer, ya lo estoy mimando con todo el amor de que soy capaz,

pero la responsabilidad es tan enorme que tengo miedo,

solicito ayuda a la Virgen María y a su ángel de la guarda,

para que nazca bien, se desarrolle sano y viva según tus mandatos.

Te doy mi palabra que tratare en lo posible por instruirlo en la fe católica,

que te conozca, te ame mucho y te siga de cerca.

Me comprometo a acompañarlo en toda su vida y rezar mucho por él

para que transite por el senda del bien

y al final a tus brazos llegue y permanezca allí por la eternidad.

Amén

Importancia de la Oración

Para todo cristiano, su experiencia de vida es la oración. Mediante la oración Dios erige nuestra fe. La relación con Dios, la establecemos y alimentamos cuando nos disponemos a hablar con él. Estamos consiguiendo entender quién es él y cómo obra. Él aguarda que usted le conozca.

Podemos conocer más de Dios y de su poder, a través de la oración. Sin embargo,   le conocemos por su palabra, por lo que es necesario que junto con la lectura de la Biblia poseamos el componente fundamental llamado oración. Para disfrutar de una relación plena con nuestro Señor, deberán conjugarse ambos elementos.

Para todo hijo de Dios, la oración es una energía que se levanta por encima de la comprensión humana,  una herencia que les pertenece. Para recibir la bendición y el poder de Dios, es esencial e indispensable la oración (Lc 11.5-17). La Biblia es el mejor medicamento contra el malestar más común en la actualidad: la ansiedad. De allí que orar es vital e imprescindible (Filipenses 4.6-7).

Renueve en la oración toda aspiración que tenga. Para las oraciones, las súplicas y peticiones pueden ser su materia prima. El poder de la oración nutrirá su espíritu si esta pone en acción su vida, lo que les permitirá reconocer la gracia y el poder de Dios en cada faceta de sus vida.

¡CADA NIÑO QUE NACE ES UN HIJO DE DIOS!


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

Frases de confianza en Dios

Frases de confianza en Dios

En diversas ocasiones, es posible que tengamos la sensación de estar solos o la necesidad de ser escuchado. La dinámica…