Oración a la Virgen de la Luz por consuelo y fortaleza: Quién es la Virgen de la Luz, su historia y oraciones

La Virgen de la Luz es una figura de gran fuerza y espiritualidad de la Virgen María que se venera en muchas partes de mundo, por tales razones en este artículo te mostraremos la oración a la Virgen de la Luz por consuelo y fortaleza. Siga cada uno de los pasos que le iremos mostrando e informe se de toda la historia de tal advocación de la Madre de Cristo.

TABLA DE CONTENIDO

¿Quién es la Virgen de la Luz?

Esta veneración hacia la Virgen de la Luz o también conocida como Nuestra Señora de la Luz, se originó en Palermo, Italia en el año de 1722. Esto ocurrió en la aparición de esta advocación a una mujer devota que está pidiéndole a Dios, para que la ayudara a evitar que un alma inocente cayera bajos las influencias del demonio. En eso se revela a través de un haz de luz la imagen de la Virgen María con un niño en brazos evitando caer en la influencias del demonio.

Historia de la Virgen de la Luz

La historia de la Virgen de la Luz se remonta al año 1722 en Italia, donde ocurrió la aparición de esta advocación a fortaleza devota que está pidiéndole a Dios, para que la ayudara en una labor muy importante. En eso se revela a través de un haz de luz la imagen de la Virgen María con un niño en brazos evitando caer en la influencias del demonio.

Esta imagen es venerada en muchas partes de mundo como en Tarifa desde el año 1789, desde los inicios del siglo XX. Donde se realiza una caminata con la sagrada imagen, acompañada de una caravana agrícola, con muchos devotos e el primer domingo de Septiembre en Andalucía. También celebrada en México desde 1732 y en Nicaragua desde el año de 1861.                      

Oraciones a la Virgen de la Luz           

Las oraciones y plegarias de la Virgen de la Luz, se consideran muy poderosas, e incluso se tienen registros históricos de que el rey Alfonso XI imploró a la Virgen de la Luz en la Batalla del Salado. Obtenido de esta manera la victoria y liberando del sufrimiento a aquellos hombres que lucharon en esa batalla.

Incluso estas poderosas oraciones intercedieron en la epidemia de la peste en el año 1649, y la de la cólera en 1854. Sanando y protegiendo a todo aquel de estas mortales enfermedades. En aquellos tiempos cuando había época de sequie se llevaba la imagen de la santísima Virgen al pueblo y le se pedía por todas las cosechas. Esto hacia que lloviera por varios días recuperando todos los campos y permitiendo la cosecha de los alimentos.

Una de las intercesiones más relevantes ocurrió cuando en la Guerra de la Independencia. Se le solicito la ayuda de parte del pueblo de Tarifa debido a la derrota de los franceses. Lo que ocasiono un gran ola de agua que ahogo a una gran cantidad de franceses. Obteniendo de esta manera que no ocurriera el asedio en el pueblo de Tarifa.

Para problemas difíciles y de necesidades

«

Santísima y bondadosa Virgen María, madre de Dios y madre nuestra. Daños tu amor, tu bondad y tu confianza para poder hacer cumplir nuestras metas. Hoy en este día te presente a ti toda mi veneración y respeto a tu poderosa y santísima imagen, a ti Nuestra Señora de la Luz. Te solicito y te imploro que me escuches y me des la protección que necesito en estos momentos de pena y tristeza.

Te pido por todos mis miedos, inseguridades y amarguras, que todas mis dificultades y plegarias las lleves al padre celestial, para que el junto a su hijo me protejan y me ayuden con su poder divino. Santísima madre de Dios y madre nuestra, Señora de la Luz de nuestra vida, desaparece de mi toda oscuridad y protege de cualquier criatura del mal.

Te pido que no me abandones cuando más te necesite, tu divina claridad cúbrenos con tu manto de generosidad y misericordia. Ilumina con tu santa luz todo nuestro camino, para que con ella nunca dejemos desamparado a cualquiera que necesite de tu santa ayuda. Liberamos de todo sufrimiento y angustia y dirige nos en la sendera correcta a Dios.

Segunda parte

Amada y venerada Virgen de la Luz, tu querrá protagonista de muchos milagros, usando tu gran y poderosa imagen transmite tu luz para que intercedas por mi ante Dios nuestro señor y su hijo Jesucristo. Con toda tu gran misericordia solicito de tu ayuda en este momento tan difícil de mi ayuda, para que con tus manos me des la solución a todos estos problemas y me permitas (hacer la petición).

Tu poderosa señora de los cielos, madre altísima y de la divina gracia, Virgen María de la Luz, espesor que escuches todas las plegarias que le día de hoy te pido. Que con tu inmensa compresión me concedas todas estas oraciones que con mi humilde fe y corazón te hago. Toda mi esperanza la pongo en ti, para implorar que me proporciones la solución a todos estos problemas que atacan a mi vida.

Madre en quien confío todos los días de mi vida, ilumina mi corazón y mi pensamiento con tu luz bendita sobre todo mi cuerpo. Para que en tu presencia me ayudes a superar los obstáculos, y que de igual manera me permitas ayudar a todo aquel que necesite de mi ayuda y al que no también.

Por la gracia de tu rostro radiante, con los Arcángeles, los Santos y el poder de Dios padre, que te hizo ser madre de su hijo Jesucristo, por obra del espíritu santo. Agradezco que hayas escuchado todas mis suplicas y confío en que se han de cumplir en nombre de Dios. Amén.» Luego se debe rezar una salve, tres avemarías y una gloria.

Para cada miércoles

«Este día me pongo ante tu presencia santísima madre de la luz, para solicitar de todo tu esencia tu cariño, bondad y generosidad. Permitas de mí alcanzar a tu hijo Jesucristo para que por mis pecados, me perdonen y me des la gracia para poder seguir con mis días. Te agradezco por todos los beneficios que me has dado por medio de la gracia de Dios todo poderoso.

Te imploro que intercedas en mi presencia y que me concedas tu luz protectora y sanadora sobre algún malestar que tenga mi cuerpo y mi espíritu. Por todas mis penas y mis necesidades, te suplicó en este día que seas mi guía en ayuda de todo mal que tenga. Ilumina todo mi camino y Dame la gracia que te pido para mis problemas.

Te solicito en este día, a ti santísima madre Señora de la Luz que ayudes a todos los que necesitan de tu divina gracia. A todos que necesitan de tu misericordia y de tu consuelo. Dale salud a todo aquel que la necesite y la razón y el arrepentimiento a todos los pecadores. Te pido mi señora que con tu mano milagrosa bendita y protejas a todo aquel que se encuentra en peligro.

Segunda parte

Dale paz a todo aquel que este agonizante y permítele la entrada al reino de lo cielos a toda aquella alma en pena. Te pido que intercedas por mis familiares y seres queridos para que tenga un puesto reservado en el cielo. Haz de mi alma y de mi cuerpo un instrumento de tu paz, donde siempre me sienta protegido por tu gloriosa presencia oh santísima madre.

Cubre con tus manos protectoras a todos aquellos que se encuentren en sufrimiento, recurre a todo aquel que solicita de tu ayuda e ilumínanos en el camino del bien y de la luz. Te solicito santa madre que pongas en tu corazón todas las necesidades de los más vulnerables para que sea iluminados por tu luz. Para que con ella se dirijan por la senda de Dios padre celestial y con la gracia divida de nuestro señor Jesucristo.

Madre de Dios y madre nuestra, te pido que todos los cristianos que te glorificamos cada día, tengan una buena vida y que se dirijan contigo de maní para poder gozar del reino de los cielos junto a Dios padre por toda la eternidad. Amén que así sea.»

Para la fortaleza

«Señora de la Luz, tú quieres la luz que disipa toda la oscuridad de la maldad en los corazones de todo hombre. Con tu bondad deleitas los corazones, siendo poderosa y madre de confianza, desaparece de mi presencia todo peligro y protegerme de todo mal. Durante estos ocho días volveré a tu presencian y te daré nuevamente mi corazón devoto hacia ti.

El día de hoy madre te pido que apruebes este corazón mío que te doy, y todas mis necesidades. Envuélveme sobre tu bálsamo de amor, y que todas mis acciones sean realizadas en tu nombre y para tu nombre, iluminarme y compadecerse de todo lo que es mío. No permitas que sea vulnerable a lo maligno y dame tu mano sagrada para que me guíes en el camino correcto. Amén.»   

Siga cada una de las oraciones que le indicamos en este artículo sobre la oración a la Virgen de la Luz por consuelo y fortaleza. Recuerde seguir en este portal web para más información.


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web: