Las partes y cómo se divide la Misa Religiosa: Qué es una Misa, cuáles son sus partes e importancia

Los fieles del catolicismo tal vez se pregunten cuáles son Las partes y cómo se divide la Misa Religiosa.

Por eso nosotros hemos creado este documento donde te hablaremos de ello además de decirte cuál es su importancia y significado.

Empecemos pues y tengamos en consideración el Misal Romano para explicar este tema.

TABLA DE CONTENIDO

Qué es una misa

La misa es una forma de culto  o rito central de la Iglesia Católica, que incluye a la ortodoxa, en la cual los fieles recuerdan la vida de Cristo (pasión, muerte y resurrección).

MISA

Además, se le asignan otros nombres como Santa Eucaristía (Cena del Señor), santísimo sacramento, Comunión, fracción del pan, santos misterios u otros.

El término misa proviene del latín, y significaba “envío”.

En todo caso, las distintas denominaciones se las han asignado las mismas  congregaciones católicas, ortodoxa, copta, anglicana, presbiteriana u otras a lo largo del tiempo.

Cuáles son las partes de una misa

La misa consta de varias partes o secciones que son: los Ritos iniciales, la liturgia de la palabra, la liturgia eucarística y los ritos de despedida.

Veamos cada una de estas partes:

  • En los ritos iniciales encontramos la Procesión de entrada, el saludo inicial, el acto penitencial, la Gloria y la oración de colecta.
  • Respecto a la liturgia de la palabra, se compone de una lectura primera, alusión a los salmos, la segunda lectura, el Aleluya, lectura del Evangelio, la homilía, la pronunciación del Credo y las peticiones.
  • Posteriormente, se menciona la liturgia eucarística en la cual ocurren las ofrendas, la limosna, el prefacio, la Epíclesis, la consagración, la doxología, el Padre Nuestro y la Comunión.
  • Finalmente, los ritos de despedida en los cuales se ofrecen las bendiciones, la despedida y el envío.

Ritos iniciales

Como aludimos antes, estos ritos están marcados por la Procesión de entrada, el saludo inicial, el acto penitencial, la Gloria  y la pronunciación de la oración de la Colecta.

  • Entrada del sacerdote (todos parados)

Cuando ingresa el clérigo puede comenzar un canto o coro de entrada para acompañarlo, dejar abierta la ceremonia, promover la unión de los presentes y prepararse para ocupar sus puestos en el recinto.

Se espera también que los presentes eleven sus pensamientos y visualicen el misterio de la liturgia o celebración.

  • Salutación al altar y a la asamblea congregada (Parados)

El párroco entonces besa el altar y ya culminando el canto de entrada, todos se persignan haciendo la señal de la cruz.

Seguidamente, aquél saluda a los presentes para darles la bienvenida.

A continuación puede ofrecer una brevísima introducción a la misa del día.

Finalmente se efectúa la parte de la confesión, la  Penitencia y finalización.

  • Acto Penitencial y “Señor, ten piedad” (Parados)

Una vez que se realiza el acto penitencial (todos reconocen que han pecado, y se disponen con humildad a recibir las orientaciones de Dios), se comienza el “Señor, ten piedad”, a menos que éste ya se hubiere realizado en el momento anterior.  En todo caso, si no se canta éste último, por lo menos ha de recitarse.

  • Himno de Gloria

Se trata de un antiguo y respetable himno con el cual la Iglesia se congrega para  glorificar a Dios Padre y a su Hijo el Cordero Jesús, aparte de presentarle sus súplicas.

Si no se canta dicho himno, tiene que por lo menos recitarse por parte de todos los fieles o  de modo alternado.

  • Oración de la Colecta

Finalmente, el Padre invita a los asistentes a orar; y entonces todos (incluyendo al clérigo) permanecen un momento en silencio.

Luego, el canónigo lee la plegaria que expresa la naturaleza de la celebración y el pueblo se apropia de ella diciendo “Amén”.

Liturgia de la palabra

A este acto corresponde la lectura primera, los salmos, la segunda lectura, aleluya, lectura del Evangelio, homilía, el Credo y las peticiones.

  • La Lectura Primera

Esta lectura se transfiere del Antiguo Testamento y permite que los asistentes entiendan muchos actos realizados por Jesús en su vida. Pueden ser lecturas de los profetas que anunciaron la venida del Señor.

  • Salmo Responsorial

Una vez terminada la primera lectura, continúa un Salmo Responsorial, que se toma del Leccionario. En este caso, el salmista o cantor del Salmo, desde el ambón u otro lugar apropiado  proclama las estrofas del Salmo mientras todos los presentes escuchan y participan con su respuesta.

  • La segunda lectura

Todos permanecen sentados, y la lectura se escoge del Nuevo Testamento, ya sea de los Hechos de los Apóstoles o de algunas de las cartas que escribieron.

Sirve para conocer cómo era el modo de vida de los primeros cristianos y de qué modo explicaban al pueblo las enseñanzas de su maestro Jesús. Asimismo, permite entender muchas tradiciones de la Iglesia.

Luego de la segunda lectura, se canta el Aleluya, que es un coro o himno alegre que rememora la Resurrección; pero también se puede interpretar otro cántico de acuerdo con las circunstancias del momento litúrgico.

  • Lectura del Evangelio

Esta lectura se saca de alguno de los cuatro Evangelios, según el ciclo litúrgico, y su objetivo es narrar un fragmento de la vida y los preceptos de Jesús. Con ello se promueve entre los fieles diversos aspectos del Mesías: su modo de ser, sentimientos, acciones, forma de enseñar y significado de sus enseñanzas.

Esta lectura la realiza el párroco o diácono de la comunidad.

  • Homilía o Discurso

En general es una aclaratoria de lo leído, de algún distinto fragmento o del que corresponde a la ceremonia que se está realizando.

  • Profesión de fe o Credo

Mediante este acto o símbolo que es el Credo, los asistentes a la Misa reafirman su consentimiento y respuesta a la Palabra de Dios promulgada en las Lecturas y en la Homilía, de modo que expresan su fe en la Palabra de Dios.

  • Peticiones u oración universal

A través de este tipo de plegaria universal o rezo de los fieles, la comunidad ejercita su oficio sacerdotal y ruega por todos los hombres.

Cuál es el significado de la palabra Misa

Cabe recordar que la misa es el ritual de los católicos, es un momento y espacio de encuentro de la comunidad cristiana y además una facultad de oración.

Aunque para los católicos es obligado asistir a dicha ceremonia los domingos (día del Señor), ésta es celebrada a diario en todas las Iglesias del mundo.

Mucha de la formalidad de las misas se fundó en las tradiciones del judaísmo antiguo, pero al cabo del tiempo se adaptaron al cuerpo de doctrina y creencias cristianas.

Como explicamos antes, dicha ceremonia se estructura en varias partes y cada una tiene un significado de acuerdo con los relatos evangélicos, que convoca a una actitud espiritual o corporal, sea la oración de pie, de rodillas, en posición de escucha, u otra.

Cuál es la importancia de ir a Misa

La importancia de ir a Misa radica en que esta es propiamente el centro de la vida cristiana y manantial del cual se nutren así como la altura hacia la cual miran. Sin ella no habría asamblea cristiana y la vida del creyente se va apagando lentamente consumida por la prisa del mundo.

importancia de ir a misa

Por tanto, se expresa que en cada Eucaristía se actualiza el misterio Pascual, la entrega total del Salvador por la humanidad y la invitación a su mesa en unidad con los fieles.

La ceremonia o misa recrea escenas de la vida de Jesús con sus amigos y discípulos así como su aparente despedida. Es decir, representa la Nueva Alianza con los hombres así como las responsabilidades diarias que el cristiano tiene con los más humildes y con la Asamblea eclesial.

Al asistir a la Misa, las personas se tornan testigos del amor de Cristo, aprenden a orar a diario, a mantenerse en la fe, en la alegría, la caridad, la bondad con los demás, y en especial con los más necesitados, sin dejar a nadie fuera porque tampoco lo hizo Cristo Jesús. Es verdad que en cierto momento Cristo mandó a sus discípulos a predicar nada más que a las ovejas perdidas de Israel, pero luego de su resurrección, los envió a todas las naciones para todo aquel que cree en él se salve.

Bien estimados lectores, esperamos que hayan aprendido de Las partes y cómo se divide la Misa Religiosa, permítannos dejarles nuestras bendiciones y pedirles que aprendan sobre las Sagradas Escrituras.


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web: