La Virgen María y sus Virtudes Principales: Quién fue la Virgen María, sus virtudes y fé

María es conocida como la Madre de Jesús. En todo momento fue sinceramente fiel servidora a los propósitos de Dios donde ella tenía intervención directa. Fue una mujer sublime y sensible, con un gran amor por cada uno de sus hijos.

La actitud de María era de servicio fiel y de total resignación independientemente de la decisión que tenía que cumplir. Ella lograba todo fácilmente, ya que por su nobleza  y virtudes, María las cumplía sin queja alguna y con mucho fervor.

Quién fue la Virgen María

La Virgen María, para la Iglesia católica es la Madre de Dios en cuanto es la verdadera madre de Jesús que es Dios. María no engendró al Verbo (segunda persona de la Trinidad) pero sí a Jesús que es el Verbo hecho hombre, ya que, al igual que Dios, es eterno.

La figura de la Virgen María, desde el punto de vista de la fe cristiana,  tiene una relevancia característica y paulatina a lo largo de los siglos. María, sintió en todo momento un inmenso agradecimiento a Dios por vivir y por el hecho de saber que se la otorgaba por el gran amor que le confesaba.

Qué es una virtud

Es un arte que cada persona tiene de comportarse y conducirse de acuerdo a determinados objetivos y planes ideales como el bien, la verdad  y la justicia.​ La virtud es opuesta al vicio, y tiene una importancia significativa desde el punto de vista ético para la vida.

Cuáles fueron las virtudes de María, la madre de Jesús

  1. La humildad: María fue siempre una mujer humilde. Para el Consagrado la humildad es el fundamento de todo lo que Dios tiene planificado para hacer en su vida. Esta virtud permite que ella reconozca la perpetua grandeza del Señor y alabanza, lo que a Dios le agrada infinitamente.
  2. La Sencillez: Es aceptar todo lo que Dios no depara para nuestra vida sin exigencias. Esta virtud es muy importante para la vida de los Consagrados ya que debemos estar listos para recibir lo que significa una vida de entrega.
  3. Fé, Esperanza y Caridad: Las más ejemplares de las virtudes que tuvo María. Todo lo que Dios le impuso Ella lo aceptó sin dudar en ningún momento. Estas deben de ser las principales virtudes para los Consagrados. No creeremos en Dios si no se aplican a nuestras vidas y no podremos aplicarlas a los demás.
  4. La obediencia: María cuidó de su hijo hasta el día de la muerte cumpliendo con obediencia todos los mandatos de Dios. El Consagrado acepta la obediencia por el camino de la Cruz como Jesús obedeció al Padre hasta sus últimos momentos. La obediencia será la mejor manifestación de fidelidad a la Alianza.
  5. La Mansedumbre: María fue una mujer mansa de corazón y espíritu, obedeció la voluntad de su padre hasta en las más difíciles circunstancias. Los Consagrados, para poder resistir lo que la vida les ofrezca, deberán tener mansedumbre en su corazón.
  6. Respeto: María, durante toda su vida incluso antes de recibir la merced de llevar su hijo en su vientre, expresó gran respeto al Padre. Siempre lo respetó por fé. Los Consagrados serán personas respetuosas, que amen y acepten a todos con sus defectos y que sepan tener control de sus acciones.
  7. La Pobreza: María jamás se apegó a lo material y siempre estaba complacida con lo poco que Dios le ofreciera. Jamás se quejó de su vida de pobreza. Los Consagrados deberán entregar su vida a la pobreza. La vida de entrega no ofrece riquezas sino pobreza y se debe estar listos para soportarla.
  8. La Generosidad: No dudó en ningún momento en entregar a su hijo, le dolió hacerlo como toda madre, pero demostró una vez más la fé y el amor que le profesaba a su Señor. Los Consagrados nunca deben dudar en ayudar si se les presenta la oportunidad y tienen que ser personas generosas y orgullosas de su Dios.
  9. Pureza: María fue siempre pura y virgen. Su vida se caracterizo por la pureza a la que jamás renunció. Por eso hoy es un ejemplo a seguir. Los Consagrados deberán sacar así todas las impurezas de sus corazones para poder llevar una vida de total pureza,.
  10. Disponibilidad: María siempre estuvo disponible para Dios, nunca dijo “NO” y jamás le desobedeció. Los Consagrados deben ser personas disponibles que nunca duden en dar su tiempo para predicar o hacer algún bien a las personas que les rodean.
  11. Entrega total: La Consagración a María nos invita a entregarle gradualmente nuestra voluntad y libertad para aprender a ser plenamente libres y así poder alcanzar la meta de la santidad. Dios perfecciona la libertad haciendo que el hombre  espontáneamente busque la Voluntad de Dios, que es el único camino que lo hace plenamente feliz.
  12. La confianza: María tuvo plena y firme confianza en Dios Padre. En toda vida de Consagración, para llevar una vida de entrega, es fundamental esta virtud.
  13. El abandono: María abandonó su pueblo, su familia, sus amigos, todo por seguir a Dios. La Consagración exige un abandono total en las manos de María.
  14. La pequeñez interior: María sintió la virtud de la Pequeñez Interior en su corazón para poder entregarse a la vida de devoción que le ayudó a ser conforme con la vida de renuncia que su señor le ofrecía.
  15. La docilidad: La vida de devoción de María se caracterizo por ser una mujer dócil. Siempre dispuesta para Dios y para lo que este le ordenara.
  16. La fidelidad y la firmeza: María nunca dejó de creer ni de obedecer a Dios. Jamás dio muestra de adoración a otros Dioses.
  17. La perseverancia y la paciencia: Ante las pruebas que la vida le mostraba a María, es necesario llevar una vida de creencia y entrega a Dios y mucha perseverancia.
  18. La vida de oración: María llevó una vida de oración, demostrando una vez más la fe que profesaba hacia Dios. Para el Consagrado es de fundamental importancia la vida de oración en todas sus manifestaciones. Además de la participación en la eucaristía y en la Comunión diaria.
  19. El espíritu de sacrificio en el misterio de la Cruz: La vida de María estuvo dirigida por el ministerio de la cruz. Siempre agradeció a su Dios el perdón de los pecados a través de la muerte de su hijo y por eso fue su fervorosa devota.

Historia de la Virgen María

Es la Madre de Jesús. Los evangelios sólo aportan referencias elementales y algunas anécdotas acerca de María y que vivió en Nazaret, ciudad de Galilea desde antes y después del nacimiento de Jesús. Según estas escrituras, estuvo casada con el artesano San José, descendiente de la casa del rey David. Durante su ministerio María acompañó a Jesús de Nazaret  de un lugar a otro, junto con las mujeres que le acompañaban desde Galilea y los hermanos de Jesús: José, Judas, Santiago y Simón, todos también hijos de María.

Los cuatro hermanos de Jesús y María fueron rodeados de una atmósfera de admiración y devoción que siguió en crecimiento, ya que María cumplía convincentemente las obligaciones propias de los ciudadanos del reino.  María fue testigo de la resurrección y se mantuvo al pie de la cruz. Su evocación en el cenáculo (Act. 1,14) junto con los doce apóstoles, las demás mujeres y los «hermanos de Jesús», es el comienzo en el seno del cristianismo primitivo de una presencia viva y constante.

Versículos de la Biblia que refieren a María madre de Jesus

La Biblia menciona varios momentos  en los que la Virgen María alcanza un significativo papel protagónico. La Virgen aparece mencionada en los Evangelios, tanto en los Hechos de los Apóstoles como en el Apocalipsis, de los libros sagrados. Tenemos entonces:

  1. En el Evangelio de San Mateo, este habla del linaje de Jesucristo, mencionando a la Madre de Dios (San Mateo, 1-23).
  2. En la Anunciación, San Lucas (Lc 1, 26-38), narra que Dios mandó al arcángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea. Este se le apareció a María, una joven que estaba desposada con José, descendiente de David. El ángel saludó a la Mujer y le dijo que quedaría encinta. Es el momento en el María se entera que va a dar a luz al Hijo de Dios.
  3. En San Lucas (Lc 1, 39-45), se cuenta que, María, ya embarazada, visitó a su prima Isabel, que también iba a dar a luz a un hijo. Cuando estas se saludaron, el niño (Juan El Bautista) saltó en su vientre e Isabel dijo: «Bendita tu entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre».
  4. En San Lucas (Lc 2: 22-38), a los cuarenta días del nacimiento de Jesús, José y María lo llevan a Jerusalén, para consagrarle en el templo.
  5. Narra San Lucas (Lc 2,42), que en cierta ocasión, José y María, regresando a Nazaret, se dan cuenta que Jesús no está con ellos. De inmediato regresan a Jerusalén para buscarle.Jesús estaba en el Templo, hablando con los doctores.
  6. En Juan 2, 1-2 se narra cuando Jesús y María asistieron a una boda en Cana. Ante la escases de vino, María le pide a su hijo que ayude a los anfitriones. Jesús logra el milagro de convertir el agua en vino.
  7. En Juan 19, 26-27 y Jn 19, 38, se describen los últimos momentos de la vida de Jesús en los que le habla a su madre y es bajado de la cruz y enterrado.
  8. En los Hechos de los Apóstoles (1, 12-14), María es referida como la madre de dios y de la Iglesia, quien trabaja en la continuación de la obra de Jesús.
  9. En el Apocalipsis (Ap: 12, 1) se habla de María como una mujer vestida de sol, con la luna a sus pies y con una corona de 12 estrellas en su cabeza y protectora de los cristianos.

Cómo era la fé de María

María tenía plena convicción de la existencia de Dios y estaba ganada a la idea de que era Todopoderoso. Ella por ser una joven judía, recibió enseñanzas en la fe de éste pueblo en el Antiguo Testamento. Al igual que los demás parientes de María, creía en el poder de Dios así como en la justicia divina; revelada por diferentes profetas a Israel.

La vida de María fue al servicio a Dios de manera plena y humilde. María se consideraba criatura delante de su Creador. Ella acepto la autoridad absoluta de Dios Padre, y todos los deberes y obligaciones que cumpliría para Él.

María se caracterizo por una confianza y paz interna que la llevan a aceptar plena y absolutamente de forma libre el misterio de la Encarnación. Estaba clara que Dios le abrazaba un gran amor sin merecérselo; sucedía sólo por el hecho de ser criatura de su creación.

Los fundamentos de la ética cristiana se establecen en el milagro de la Anunciación. La propia María acepta la voluntad de Dios en su vida y era la primera tarea que Dios le asignaba.

¡MARIA, LLENA ERES DE GRACIA!¡EL SEÑOR ESTA CONTIGO!


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

225 comentarios en «La Virgen María y sus Virtudes Principales: Quién fue la Virgen María, sus virtudes y fé»

  1. I really appreciate this post. I have been looking all over for this! Thank goodness I found it on Bing. You have made my day! Thanks again!

  2. I discovered your blog site on google and check a few of your early posts. Continue to keep up the very good operate. I just additional up your RSS feed to my MSN News Reader. Seeking forward to reading more from you later on!…

  3. Thanks for every other informative website. The place else may just I am getting that kind of information written in such an ideal manner? I’ve a project that I am simply now operating on, and I’ve been at the glance out for such info.

  4. My spouse and I absolutely love your blog and find many of your post’s to be just what I’m looking for. Do you offer guest writers to write content for you? I wouldn’t mind composing a post or elaborating on most of the subjects you write with regards to here. Again, awesome website!

  5. hello!,I like your writing very much! share we communicate more about your post on AOL? I require an expert on this area to solve my problem. May be that’s you! Looking forward to see you.

  6. I am very happy to read this. This is the kind of manual that needs to be given and not the random misinformation that is at the other blogs. Appreciate your sharing this best doc.

  7. Having read this I thought it was really informative. I appreciate you taking the time and effort to put this information together. I once again find myself spending a significant amount of time both reading and leaving comments. But so what, it was still worth it!

Deja un comentario